Av. Dardo Lafalce 296 - Salto
Reclamos: 0800 222 1791 | (02474) 422828

Historia

La prestación del servicio de electricidad en la Provincia de Buenos Aires estuvo inicialmente vinculada al ámbito municipal. Cada municipalidad prestaba servicio por sí misma o bien, optaba por concederlo a terceros mediante ordenanzas. Pero por sobre todo, estuvo emparentado a las necesidades de una comunidad que trabajosamente, fue capaz de darse las soluciones que no llegaban desde el Estado.

Entre 1925 y 1930, muchas de estas usinas fueron adquiridas por grandes compañías. Pasando a actuar, durante este período en el caso específico de Salto; CESA, Compañía de Electricidad del Sud Argentino, la cual pertenecía a un grupo de empresas del multimillonario, John D. Rockefeller.

En 1934, ocurre el primer intento de construir una Cooperativa Eléctrica en nuestra localidad, antes de la renovación del contrato de concesión de la Compañía de Electricidad del Sud Argentino S.A (C.E.S.A.).

“Allá por 1955, Horacio Zubiri fue, como habitualmente, al Club Artesano, donde con amigos, pasaban el tiempo con juegos de mesa. Al finalizar el juego, todos comenzaron a protestar sobre el tema más conflictivo de aquel momento… el servicio de energía eléctrica. Los trastornos eran tantos que resultaba inevitable obviarlos en los encuentros. CESA, tenía el contrato vencido y a pesar de la inflación, su tarifa se encontraba congelada, motivo por el cual, probablemente, no mejorara o extendiera el servicio.

Si bien éste era el problema más grave de nuestra ciudad, no era el único. Salto no tenía agua corriente o pavimento en los caminos hacia los pueblos más cercanos. Seguían reclamando hasta que alguien dijo: “Estamos mirando, estamos criticando. Es como si estuviéramos mirando el partido desde atrás del alambrado o desde la tribuna…” Ésta reflexión los hizo pensar que debían hacer algo más que simplemente criticar. Claro que no encontraron la respuesta en ese momento y aún sin saberlo, fue ahí que sus vidas comenzaría a cambiar…” (Fuente: El Nacimiento de la Cooperativa Ltda. De Consumo de Electricidad del Salto, Julio de 2007, Horacio J. Zubiri)

La prestación del servicio de electricidad en la Provincia de Buenos Aires estuvo inicialmente vinculada al ámbito municipal. Cada municipalidad prestaba servicio por sí misma o bien, optaba por concederlo a terceros mediante ordenanzas. Pero por sobre todo, estuvo emparentado a las necesidades de una comunidad que trabajosamente, fue capaz de darse las soluciones que no llegaban desde el Estado.

Entre 1925 y 1930, muchas de estas usinas fueron adquiridas por grandes compañías. Pasando a actuar, durante este período en el caso específico de Salto; CESA, Compañía de Electricidad del Sud Argentino, la cual pertenecía a un grupo de empresas del multimillonario, John D. Rockefeller.

En 1934, ocurre el primer intento de construir una Cooperativa Eléctrica en nuestra localidad, antes de la renovación del contrato de concesión de la Compañía de Electricidad del Sud Argentino S.A (C.E.S.A.).

Tanto Horacio Zubiri, como los hermanos Solazzi y el señor Domingo Lanciotti, eran dueños de talleres que sufrían los inconvenientes del mal servicio y pensaban que mismo sin luz, debían pagar sueldos y que por lo tanto, perdían dinero ya que no compensaban con la producción.
Un día, otro de esos tantos en los que se veían obligados a dejar de trabajar, por la falta de energía eléctrica, comenzaron a criticar crudamente la situación recordando Horacio Zubiri, aquél día en el Club Artesano… Contó entonces la anécdota para luego, ambos preguntarse ¿Qué podemos hacer? ¿Cuan grave es el problema? ¿Cuánto costará resolverlo?…

Ninguno contaba con experiencia en centrales eléctricas, por lo que estimar el gasto resultaba difícil. Iniciaron los cálculos partiendo de la base de un motor de camión que es chico, para finalmente arriesgar un valor importante pero no lo suficientemente alto como para que los mantuviera aún “detrás del alambrado”. En seguida comenzaron a “jugar”, a ocuparse, a moverse…

El señor Horacio Zubiri, se contactó con el Ingeniero y Tecnólogo – Juan Sábato, autor de Mediciones eléctricas: Corriente continua y corriente alterna de baja frecuencia y Por una política nacional de la energía eléctrica – a quien había conocido en la facultad y que en alguna oportunidad, había mencionado que asesoraba cooperativas eléctricas. Éste logró convencerlo de las posibilidades existentes para resolver el problema energético y así comenzaron a avanzar.

Los hechos se sucedieron de forma precipitada e intensa. Aquellos conocidos y amigos que se veían afectados se fueron sumando a la lucha, llevaron el problema al Centro Comercial e Industrial, donde apoyaron el proyecto. El 18 de Octubre de 1955, el Centro Comercial e Industrial de Salto, designó una nueva comisión para estudiar el problema. El 29 de ese mismo mes, se expone la problemática y se dan a conocer públicamente, las razones que propiciaban la formación urgente de una cooperativa. Finalmente, el 30 de octubre se decide formar una Comisión Pro-Formación de la Cooperativa de Provisión de Energía Eléctrica de Salto.

Luego, llegó la gran asamblea en el Teatro Roma… Ésta fue unánime, logrando la adhesión de los vecinos… La Cooperativa Limitada de Consumo de Electricidad del Salto, fue oficialmente fundada el 27 de Noviembre de 1955, con el propósito de satisfacer la problemática descripta a través de la modernización de las instalaciones existentes, y la provisión de un servicio eléctrico masivo e integrador, para todos los habitantes del partido de Salto.

El hecho ocurrió en el Teatro Roma, en una gran asamblea popular.

La Cooperativa estaba en marcha y los sucesivos inconvenientes que se presentaron, no fueron suficientes para poner freno al impulso alcanzado.

El primer Consejo de Administración, estaba integrado por: Presidente: Florencio Felipe; Vice Presidente: Serra Raimundo; Secretario: Ing. Solazzi Héctor M.; Pro Secretario: Esc. Vilela Osmar A.; Tesorero: Nieto José M.; Vocales Titulares: Malagamba Carlos, Robador Pedro, Girardi Pedro, Marchessi Marino; Vocales Suplentes: Lujan Diógenes, Sala Jerónimo E.; Síndico Titular: Lauriña José y Síndico Suplente: Palau José. Así es reflejado en el periódico local “Tribuna de Salto”, cuyo director era el Ingeniero Horacio Zubiri, un gran impulsor y trabajador para la constitución de la Cooperativa.

Desde el inicio, el Consejo de Administración continuó con las gestiones iniciadas por la Comisión Pro-Cooperativa, abocándose a solucionar prontamente, el déficit energético que padecía la ciudad, bajo la premisa de que solo de ésta forma era posible fomentar el progreso industrial, edilicio y económico del partido y consecuentemente, colaborar en la creación de nuevos puestos de trabajo.

El 09 de octubre de 1956, la Cooperativa recibe el primer grupo electrógeno Franco Tossi. En tanto, el segundo grupo se vio demorado en consecuencia de la huelga vigente del gremio metalúrgico, siendo recibido en enero del año siguiente.

Durante el transcurso del primer ejercicio, el Consejo de Administración de la Cooperativa Agrícola Ganadera, donó una fracción del terreno de su titularidad para la construcción de una Central Eléctrica, posteriormente Estación Transformadora (sede actual). En ese momento, los únicos ingresos eran los provenientes de la integración de cuotas sociales, siendo la participación del pueblo activa, pero no resultando suficiente para balancear las cuentas y provocando un déficit inevitable que se mantendría hasta tanto se comenzara a desarrollar la actividad propiamente dicha de producir y comercializar energía.

Se trabajó arduamente, buscando resolver el problema eléctrico de forma definitiva, fomentando también el desarrollo de nuestra ciudad y su gente.

El 29 de septiembre de 1959, ocurre en Salto un hecho histórico. Tras mucho tiempo de oscuridad, los vecinos fueron testigos de la iluminación en la plaza “San Martín”, única en nuestra ciudad. El acontecimiento, ocurre a manera de prueba, siendo éste un hito preponderante de nuestra historia debido a que el mismo se dio por conexión del sistema de alumbrado con una línea conductora de la primera energía producida por nuestra Cooperativa.

Al año siguiente, “la luz se hace” en las calles de Salto, siendo iluminadas las calles Buenos Aires, Alvear, Suipacha e Uriburu (hoy Defensa).

De ésta forma se pasó en poco tiempo de la etapa de autogeneración –problemática y costosa – al sistema de interconectado provincial, a través de la interconexión con la ciudad de Arrecifes. Al mismo tiempo se colaboraba en el proceso de formación de las cooperativas hermanas de Gahan e Inés Indart.

Una vez consolidada en su servicio esencial, la distribución de energía, empieza la era de ampliación del servicio inicial. En octubre de 1969, con el objeto de brindar un nuevo servicio a los asociados, se implementa la prestación gratuita de un subsidio en caso de fallecimiento. En 1970, comienzan los estudios de factibilidad para llevar energía a la zona rural, hecho que se consuma en el año 1971 con la apertura de la 1ra licitación y en 1972 con la 1ra conexión rural. Esto permitió dotar de energía eléctrica a las localidades de Berdier, La Invencible, Los Ángeles, Tacuarí y Coronel Isleño.

Más adelante, se constituye la planta de elaboración de hormigón, en consecuencia de la previa implementación del Fondo Solidario de Obras Públicas, en la década del 80 por medio del cual en nuestra ciudad, se pudieron financiar más de 445 cuadras de hormigón elaborado, se construyeron 89 cuadras de cordón cuneta, se llevaron adelante un sinnúmero de obras complementarias y se realizaron importantes tareas de mantenimiento de las obras ya realizadas. Se proveyó de hormigón a muchas empresas y particulares de nuestro medio y todo con genuina mano de obra de la misma comunidad.

Luego se efectiviza el servicio de distribución de gas envasado y por último el servicio de conexión a Internet. Simultáneamente, se desarrolló una intensa actividad integradora con otras Cooperativas de la Provincia; de lo cual se da cuenta por separado.

La Cooperativa, en su devenir, no ha sido ajena a todas las vicisitudes que en lo económico, social y político han acontecido en el país, en estos últimos 50 años. A pesar de ello, su razón de ser, como prestadora de servicios que la comunidad de Salto ha demandado, ha permanecido inalterable, siendo de suma importancia su accionar dentro de la economía social. Así mismo, sin perseguir al igual que una empresa privada, un objetivo de lucro, compite con ésta, privilegiando las demandas sociales, en forma más eficiente y con costos más justos, optimizando sus servicios, cada día.

Sobre fines de la década del 90, se pasa del pago de un subsidio para el servicio de sepelio a los asociados que voluntariamente se adhieren, a la prestación efectiva del mismo, con instalaciones propias, construidas especialmente a esos efectos y adecuadas para el fin.

La Cooperativa Eléctrica de Salto, ha sido partícipe de diversos esfuerzos integradores con otras Cooperativas, así fue fundadora de la Federación de Cooperativas Eléctricas de la Provincia de Buenos Aires (FEDECOBA), año 1978; La Regional Cooperativa de Cooperativas (1983); APEBA (Asociación de Prestadores Eléctricos de la Provincia de Buenos Aires) (1993); COMESA (Comercializadora de Energía Sociedad Anónima) (1995), entre otras. Estos esfuerzos comunes, son los que permiten, también hacia fuera de Salto, ir plasmando el ideario Cooperativo y alcanzar objetivos comunes, imposibles en la división.

En este marco también se integró en diversos proyectos con el Estado Provincial y Empresas Privadas del rubro eléctrico, tales como FREBA-FITBA y Asociación de Distribuidores de Energía eléctrica de la República Argentina (ADEERA).

Mantuvo y mantiene un constante trabajo de colaboración recíproca con la Municipalidad de Salto, quien además de ser el poder concedente del servicio – por medio de sucesivas Ordenanzas ha ido renovando la concesión – es con quien se han desarrollado diversos emprendimientos de interés comunitario (Alumbrado Público, Pavimentación y otras obras públicas, Semaforización, etc.).

Tampoco fue ajena a los cambios tecnológicos operados en el país y el mundo. Así fue, que después de batallar con la telefonía fija, – asignatura pendiente – se concretó la creación de la sección Internet (1999), la cual ha tenido un crecimiento al mismo ritmo que las modificaciones TI (Tecnología de la Información), permitiendo que hoy Salto cuente con un servicio en expansión, de alta calidad, formando parte de la red Coopenet, otro emprendimiento común con otras cooperativas.

Desde el año 2000, se implementó la Tarifa de Interés Social, con el objeto de incorporar al sistema a todos los usuarios residenciales que por razones de pobreza estructural o problemas puntuales de la movilidad laboral, no pudiesen en forma permanente o temporal, hacer frente a su necesidad básica del servicio universal de energía eléctrica.

Simultáneamente, con su crecimiento en asociados y servicios, ha estado presente de diversas formas en el rol solidario, que refiere a la esencia de las cooperativas. De ésta manera, se implementó el Concurso Escolar Cooperativo; el Plan Especial para Compra de Medicamentos para el Hospital Municipal; Servicio Institucional de Internet; Programa “Amigos del Verde”; diversos emprendimientos, en particular con la Escuela de Educación Técnica; así como los recientemente desarrollados: Concurso Escolar “Identidad Cooperativa” y participación en Feria del Libro Distrital.

x

Ahora también podes abonar en Pago Fácil!






error: